SLIDER D

ENSEÑE A SUS HIJOS A AMAR Y RESPETAR A TODOS LOS ANIMALES




Una de las cosas más importantes que se les puede enseñar a los niños es el amor y el respeto por los todos animales, sin importar a que especie pertenezcan.

Un niño/a que es capaz de comprender el respeto por otras especies será un hombre o una mujer con elevado grado de valores a nivel personal, una persona muy útil a la sociedad, capaz de ayudar a los demás, con una mejor actitud para proteger la naturaleza y su medio ambiente,  con una mejor disposición para llevarse bien con los otros seres humanos, muy agradable y nada agresivo, en otras palabras un ser humano que respeta y protege la vida.

Muy diferente de los niños que tristemente crecen siendo enseñados a martirizar y maltratar a los animales, como ocurre con los niños toreros, o con los niños que crecen en los circos con espectáculos de animales, en ambos casos los niños crecen viendo el encierro y el maltrato contra los animales victimas de esos crueles espectáculos y es fácil comprender que los valores morales e inclusive éticos de ellos cuando sean adultos serán muy diferentes a los de los niños que fueron educados respetando la vida.


No estamos diciendo que los niños que crecen en estos ambientes tan negativos como los circos que mantienen encerrados y maltratados a los animales o el ambiente de sangre y muerte bajo tortura del mundo taurino, sean niños que en el futuro serán delincuentes, en ningún momento hemos dicho eso. Pero si es probable que su nivel de respeto y tolerancia para con los demás seres humanos y con todos los seres vivos sea muy diferente al de los niños que fueron educados para proteger la vida de todos los seres sintientes del planeta.

Si tomamos como ejemplos  un niño que creció viendo correr sangre y pensando que es correcto torturar, matar y mutilar a un toro para tomar como trofeo las partes de su cuerpo como las orejas y el rabo en el caso del toreo o una niña que creció pensando que es correcto divertirse maltratando animales en los rodeos, es muy probable que de adultos no se interesen por las tragedias medio ambientales y la desaparición de especies vivientes de nuestro planeta y es muy probable que no comprendan que con la desaparición de especies se crea un desequilibrio medio ambiental que pone en peligro la propia vida humana.


De otro lado también es muy importante que les enseñemos a los niños desde pequeños a respetar y proteger a los animales que nos acompañan en nuestros hogares, ellos no son objetos, por el contrario son un miembro más de la familia que merece todo el respeto y el cariño del núcleo familiar.



Los seres sintientes que más acompañan a los humanos en el hogar son perros y gatos y está comprobado científicamente que pueden llegar a tener la inteligencia de un niño humano con una edad de tres años o un poco más, son capaces de recordar, reconocer, aprender, demuestran cariño, demuestran felicidad, lealtad, pueden brindar equilibrio emocional, y merecen todo el respeto de los demás miembros de la familia, merecen ser tratados como seres sintientes y no como objetos o cosas de las cuales se puede disponer a nuestro antojo, porque ellos al igual que nosotros se entristecen sienten dolor si son maltratados o abusados pero no tienen voz para poder expresarlo como lo haríamos nosotros.


Por todas estas razones es fundamental enseñarles  a los niños el respeto y el amor  por todos los animales del planeta sin discriminar a ninguna especie, porque necesitamos generaciones futuras de hombres y mujeres de conciencia despierta, capaces de liderar la protección de la vida, mucho más libres de egoísmo, con la facultad para entender que los animales también son seres sintientes que forman parte de este mundo, que están aquí por sus propias razones y merecen se les respete sus ecosistemas y sobre todo sus vidas.