SLIDER D

EN 2017 VUELVE EL ASESINATO PÚBLICO DE ANIMALES INOCENTES POR DIVERSIÓN A LA SANTAMARÍA DE BOGOTÁ


La alcaldía de Enrique Peñalosa a través del IDRD le asignó la plaza la Santamaría de Bogotá al consorcio ¨Colombia Turina¨ que sacará beneficio económico del innoble espectáculo de sacrificar públicamente animales inocentes como lo son los toros de lidia y además de poner en peligro la vida de los toreros encargados de hacer la faena para finalmente asesinar al toro atravesándolo con una espada después de haberlo martirizado previamente clavando unos puñales llamados banderillas y atravesándolo con una lanza.

Con esta decisión Bogotá regresa a un pasado de barbarie y brutalidad donde unas personas adineradas y alicoradas ríen, aplauden y disfrutan mientras ven como martirizan a un animal inocente en una vieja y sangrienta costumbre  heredada de la colonización española.


La pasada administración de Gustavo Petro en una decisión de avanzada y pensamiento moderno cerró indefinidamente la plaza la Santamaría de Bogotá para ese tipo de brutales espectáculos y a cambio la prestaba para eventos que giraban en torno a la cultura, las artes y el entretenimiento propositivo.

Desde el año 2012 Bogotá permaneció libre de espectáculos de maldad y horror, pero a partir del 2017 la brutalidad regresará debido a que el IDRD (Instituto de la Recreación y el Deporte) ha seleccionado al operador Colombia Turina que se beneficia económicamente de matar públicamente toros inocentes, mientras todo esto ocurre y al momento en que el país se está enterando de que las corridas de toros vuelven a Bogotá, el alcalde Peñalosa hoy 20/10/2016 ha hecho una declaración pública en compañía del senador Carlos Galán para informar que se está tramitando un proyecto de ley con el fin de dar un primer paso para la eliminación de las corridas de toros, para que los municipios y las ciudades tengan la potestad de decidir o si quieren tener o no corridas de toros en sus territorios o hacerlas sin torturar al toro y al mismo tiempo negar la financiación de estos espectáculos con dineros del erario público, es una buena noticia pero hasta que no sea una ley de la república no hay nada cierto.


Por otro lado en la administración del actual alcalde quien en el pasado solamente se ha limitado a decir que no le gustan las corridas de toros pero tiene que cumplir con las normas legales anuncia en el portal oficial de la ciudad y el IDRD como noticia destacada  con bombos y platillos que se adjudicó la temporada taurina para Bogotá.

Amanecerá y veremos si el proyecto de ley sale adelante, por ahora tenemos que decir que es triste y muy lamentable que estemos retrocediendo a épocas de barbarie en lugar de mejorarnos como sociedad y como humanidad.